IFFO Logo

Editorial de mayo de 2022

Todos tenemos nuestra tanda diaria de malas noticias, desde lo que está sucediendo en Ucrania hasta los impactos del cambio climático. Es importante saber qué está pasando en el mundo, pero aún más importante saber qué decisiones procesables se pueden tomar en todos los niveles, incluido el nuestro, para mejorar la situación.

No faltan noticias alarmantes sobre el medio ambiente. Sin embargo, también debemos reconocer lo que está yendo bien.

En este sentido, leer el último artículo de Nicholas P. Sullivan hace unos días (La era de la información está comenzando a transformar la pesca en todo el mundo, Universidad Tufts), que se distribuyó en varias plataformas a nivel mundial, fue un alivio. Argumentando que se están produciendo cambios en el comportamiento, la tecnología y la política en toda la industria pesquera, se centra en los aspectos positivos y la dinámica que pueden generar. “No hay escasez de información sombría sobre cómo la sobrepesca, junto con otras tensiones como el cambio climático, está afectando a los océanos del mundo”, escribe. “Sin embargo, creo que vale la pena enfatizar que más del 78% de los desembarques actuales de peces marinos provienen de poblaciones biológicamente sostenibles, según las Naciones Unidas. Y las pesquerías sobreexplotadas a menudo pueden recuperarse con una gestión inteligente”.

La digitalización permite que los sistemas de trazabilidad compartan datos como nunca antes lo habían hecho. Las asociaciones internacionales, como el Acuerdo sobre las medidas del Estado rector del puerto, tienen como objetivo la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y sientan las bases para la gestión compartida de los stocks compartidos. Las iniciativas de empresa a empresa desafían los marcos existentes a través de nuevos estándares voluntarios, la promoción de mejores prácticas y nuevas formas de colaborar de manera precompetitiva. Este compromiso también existe entre productores y consumidores y contribuye a dar forma a nuevos patrones de compra.

A nivel de ingredientes marinos, la observación de Sullivan parece un buen reflejo de la realidad. Los desafíos existen, pero no se debe pasar por alto la disposición de la industria para impulsar un cambio positivo.