IFFO Logo

August 2022 Editorial

La acuicultura da forma al futuro de los alimentos acuáticos, fue el mensaje central de la FAO al lanzar la edición de 2022 del informe “El estado mundial de la pesca y la acuicultura”, una publicación emblemática que comenzó en 1995. Pero ¿cómo se deben abordar los desafíos gemelos de la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental, mientras se garantizan resultados equitativos e igualdad de género?

La visión de la FAO para una Transformación Azul es el camino a seguir. “La Transformación azul es la visión y el proceso mediante el cual la FAO, sus miembros y socios pueden utilizar los conocimientos, herramientas y prácticas existentes y emergentes para asegurar y maximizar la contribución de los sistemas alimentarios acuáticos (tanto marinos como continentales) a la seguridad alimentaria, la nutrición y las dietas saludables asequibles para todos”, dice el informe.

Sus pilares fundamentales son el compromiso y la colaboración de múltiples partes interesadas, la gestión pesquera eficaz y las cadenas de valor mejoradas. “La gestión eficaz de todas las pesquerías es un objetivo no negociable de la Transformación Azul. Donde existe una gestión eficaz, los recursos pesqueros se han reconstruido y son cada vez más sostenibles”, explicó Manuel Barange (FAO).

¿Dónde posiciona esto a los ingredientes marinos?

“Para 2050, se proyecta que la acuicultura se expandirá e intensificará aún más, casi duplicando su producción actual. Para mantener tales niveles de producción, se necesitarán grandes volúmenes de alimentos balanceados en términos de proteínas asequibles, aminoácidos esenciales, aditivos, ácidos grasos omega-3, minerales clave, vitaminas y fuentes de energía. Esto requerirá el abastecimiento de materias primas adicionales que actualmente no están disponibles o se utilizan de otra manera”, comenta.

El objetivo es complementar en lugar de reemplazar los ingredientes actuales del alimento balanceado. Además, las credenciales de sostenibilidad tendrán una mayor demanda.

“A medida que crece la demanda, se intensifica la competencia por los ingredientes para alimentos balanceados, al igual que la conciencia de la sostenibilidad de la producción de alimentos balanceados. De hecho, a los productores de ingredientes para alimentos balanceados se les exige cada vez más que demuestren sostenibilidad y trazabilidad, incluso a través de esquemas de certificación como los del Aquaculture Stewardship Council (ASC), el Marine Stewardship Council (MSC) y Marin Trust”, afirma la FAO en el informe.

Estamos orgullosos de ver a MarinTrust reconocido a tal nivel, ya que es crucial obtener ingredientes marinos de manera responsable y producirlos de acuerdo con los más altos estándares.

La FAO ha esbozado cómo deberían ser los futuros ingredientes de los alimentos balanceados (página 121):

“(i) nutricionalmente adecuado (es decir, digerible y que no perjudique significativamente las funciones fisiológicas, el crecimiento y el estado de salud de las especies cultivadas); (ii) apetecible para el organismo cultivado; (iii) obtenidos de una producción sostenible escalable a niveles comerciales; (iv) físicamente estable; (v) fácil manejo y almacenamiento; y, más crucialmente, (vi) nutritivos y con menores impactos ambientales y de ciclo de vida”.

En otras palabras, los ingredientes marinos están bien posicionados para respaldar el crecimiento proyectado en la acuicultura y ¡continuarán brindando importantes ingredientes nutricionales para los alimentos acuáticos!